España esta cerca de calificar al Brasil 2014.

La selección española de fútbol se situó hoy a un solo punto de conseguir la clasificación para el Mundial de Brasil 2014 al ganar 2-1 a Bielorrusia, aunque lo hizo sin brillo alguno.

Los dirigidos por Vicente del Bosque quedan como líderes en solitario del Grupo I con tres puntos sobre Francia a una jornada para decidir las eliminatorias. España, que ganó con goles de Xavi y Álvaro Negredo, mostró su peor cara en Palma de Mallorca ante su propia hinchada.

La selección campeona del mundo y de Europa fue sólo su sombra durante buena parte del duelo. Y especialmente en los primeros 45 minutos, en los que no fue capaz de crear una sola ocasión clara de peligro. Por supuesto, acaparó la posesión (casi un 80 por ciento), pero no utilizó el balón para nada efectivo.

Del Bosque sorprendió al dejar a Iker Casillas en el banquillo y hacer debutar al delantero Michu en la selección española. El punta del Swansea se marchó inédito.

Pero más que problema de jugadores, España mostró grandes carencias a nivel colectivo. Ante una Bielorrusia completamente cerrada, el equipo de Del Bosque no supo ni aplicar paciencia ni ensanchar el campo. Todo lo hizo por el centro, facilitando el repliegue de su rival. Además, apenas probó el disparo desde la frontal.

Con Andrés Iniesta inicialmente en el banquillo con molestias musculares, fue Cesc Fábregas el futbolista español que más lo intentó en la primera mitad junto con Pedro. Pero hasta el intermedio apenas hubo noticias de jugadores tan importantes como Sergio Busquets, Xavi Hernández o David Silva.

Y las cosas pudieron ser todavía peores para el combinado español, pues el árbitro croata Ivan Bebek no vio a un minuto del descanso una mano de Gerard Piqué en su propia área que pudo haber significado penal y expulsión del central local, pues ya tenía una tarjeta amarilla.

Del Bosque se fue rápido al vestuario al terminar la primera mitad porque tenía muchas cosas que mejorar y cambiar en el equipo. Principalmente sus ideas a la hora de atacar la poblada -aunque nada agresiva- defensa bielorrusa.

Como el partido exigía medidas drásticas para los intereses españoles, Del Bosque quitó del campo al lateral Nacho Monreal para situar a Iniesta desde el comienzo de la segunda parte. Pasó a cerrar con tres defensas.

España tuvo que esperar a la hora de partido para marcar. Y lo hizo en una jugada sin demasiado mérito. La defensa bielorrusia colaboró con un pésimo despeje dentro del área y por allí apareció Xavi para marcar con un potente disparo.

Para entonces ya estaba en el campo Álvaro Negredo, quien sustituyó a Michu. Y fue el atacante del Manchester City quien aumentó la ventaja local a los 77 minutos en lo que fue la jugada de mayor mérito de todo el partido.

Pedro realizó una gran apertura hacia la banda derecha, por donde apareció Sergio Ramos para poner un excelente centro. Emergió Negredo, quien marcó con un impecable cabezazo.

Pareció la sentencia del partido, pero España regaló el gol bielorruso a un minuto del final, un error que fue aprovechado por Kornilenko para superar a Víctor Valdés con un buen zurdazo.

Pero no quedaba tiempo y España se quedó con un triunfo en un partido que sólo será recordado por un aspecto estadístico: España se puso a un punto del Mundial de Brasil. El martes, ante Georgia, tendrá la oportunidad de conseguirlo en la última jornada. Otro tema es la imagen que dejó ante un rival tan endeble como Bielorrusia.

Ficha técnica:

2 – España: Víctor Valdés; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos, Monreal (Iniesta, m.46); Busquets, Xavi, Cesc (Koke, m.83); Silva, Pedro y Michu (Negredo, m.57).

1 – Bielorrusia: Gutor; Balanovich, Martynovich (Kisliak, m.80), Filipenka, Verkhautsou, Bardachou; Kalachev, Tigorev, Dragun, Putsila (Kornilenko, m.76); y Radzionau (Krivets, m.55).

Goles: 1-0, m.61: Xavi. 2-0, m.78: Negredo. 2-1, m.89: Kornilenko.

Árbitro: Sebastian Nijhuis (HOL). Amonestó a Piqué (33) por España; y a Martynovich (11), Bardachou (54), Kalachev (66) y Verkhautsou (92) por Bielorrusia.

Incidencias: penúltimo encuentro de clasificación al Mundial 2014, disputado en el estadio Son Moix ante 23.200 espectadores.

 

Anuncios