El equipo de Lanús tuvo una buena época al mando de los Mellizos Barros Schelotto, con ellos lograron el éxito más importante en la historia del club al hacerse de la Copa Sudamericana en el 2013, además pelearon medianamente casi todos los campeonatos locales en los que estuvieron involucrados y volvieron a la Copa Libertadores luego de un tiempo ausentes.

La época dorada del club sin dudas es ésta, desde el 2006 con Ramón Cabrero el equipo es respetado en Argentina y más con el campeonato en el Apertura 2007, por ese entonces también tuvieron su primera participación en la Copa Libertadores. Tomó una trascendencia que cambió la historia de la institución. Hubo un pequeño bajón entre Cabrero y los Mellizos pues, sobre todo, Gabriel Schürrer no tuvo un buen paso como técnico. Pero con la llegada de Guillermo en el 2012 hasta que se fue en diciembre el equipo retomó importancia. Era lógico que con la llegada de Almirón existieran dudas.

Más porque el entrenador Argentino tuvo un mal paso por Independiente, un club grande que venía de ascender nunca es fácil, pero ni cerca estuvo de igualar el éxito en Godoy Cruz, mismo éxito que parece repetir con un club sin la presión mediática que tiene un grande como el “Granate”.

Su llegada a Lanús le cayó como anillo al dedo a las dos partes. Lanús buscó bien, un entrenador joven con un estilo parecido al anterior, la misma idea de juego: 4-3-3, buscando siempre el parado alto de la zona defensiva y extremos rápidos para abrir la cancha como Lautaro Acosta (convocado a la selección por su buen presente) y el regreso de Pablo Mouche al fútbol Argentino, José Sand revivió su carrera el año pasado en Aldosivi, volvió tal vez para el retiro en el club donde nació y no se cansa de marcar goles.

En la mita de cancha, un tipo como Román Martínez es ideal para el estilo de Almirón, Marcone que la rompió en Arsenal manda en el medio. La banca no es para nada mala, un histórico como Pelletieri ha sabido esperar su turno, el Paraguayo Ayala, figura en la época de Guillermo también es banca, con Oscar Benítez y Gastón Aguirre sucede igual, Almirón le devolvió la titularidad en la portería a Monetti, el ex arquero de Gimnasia llegó como figura ante la salida de Marchesín pero debido a sus malas actuaciones Ibáñez le ganó el puesto el año pasado, hasta en esa parte del campo tienen profundidad.

Es un plantelazo Lanús, y lo que se ve en el papel se refleja en el campo, son líderes de la zona 2 con 19 puntos sobre 24 jugados, solamente han perdido puntos en San Juan ante San Martín donde empataron y la fecha pasada en su visita al Cilindro ante Racing donde perdieron 2-1. Le quedan 8 fechas, dos serán ante Banfield en el clásico del Sur. Con 4 de los 5 grandes ocupados en la Copa Libertadores las opciones son más grandes, sobre todo luego de bajarlo a Boca del campeonato el domingo con la victoria de 2-0 en la Fortaleza, los primeros 10 minutos de ese partido reflejan por completo lo bien que juega Lanús.

Falta todavía pero parece que el regreso a la Copa Libertadores es casi seguro (clasifican los dos primeros de cada grupo), por supuesto que el objetivo primordial es llegar a la fecha 16 como el puntero del grupo y jugar la final contra el líder del grupo 1, la segunda estrella sería un inicio soñado para Almirón en Lanús, arrancaron de la mejor manera.