Después de una terrible liguilla, quizás la peor en años, nos aguardaba la “gran final”. El América llegaba después de algunos altibajos y entre muchos rumores que desestabilizaban el grupo. Tigres por su parte, llegaban después de empatar 0-0 con Toluca en la ida y en la vuelta, su posición en la tabla les dio el pase. Pintaba para ser un duelo atractivo, aunque se sabe que Ferreti y Mohamed son un tanto defensivos, aun así el estadio estaba a reventar en espera del partido.

El Tuca lanzo al campo su 11, con la ya conocida ausencia de Juninho, a Hugo Ayala lo acompañaba en la defensa la “Palmera” Rivas, Torres Nilo e Iván Estrada de laterales y el “Gringo” Torres y Arévalo en la contención. Arriba se situaban Damián por izquierda, Dueñas por derecha, y Lugo detrás de Guerron. Mohamed repitió alineación, Goltz y Aguilar de centrales y Mares y Alvarado de laterales. Martínez y Molina en medio campo, Layun y Mendoza por las bandas y arriba Oribe y Rey.

Tigres comenzó con el dominio del juego, pero le duro poco ya que América se hizo de la pelota, las Águilas tuvieron muchas jugadas a balón parado pero no pudieron rematar al arco en ninguna ocasión. El juego se volvió trabado y con muchas faltas de ambos lados. Los locales intentaban proponer mediante Damián Álvarez que hacia lo que quería con el joven canterano Ventura Alvarado, el “Enano” desbordaba, entraba al área y hasta remato en un par de veces pero sin mucha fuerza.

Fue hasta el minuto 40’ cuando América por fin disparo a puerta, Osvaldo Martínez saco un potente tiro pero Nahuel lo detuvo sin problemas.

Ya en la segunda parte, el partido seguía con la misma tónica, ninguno de los dos equipos se decidía por completo a atacar, ambos estaban muy cuidadosos. Pero fue Damián Álvarez el único que tomo la batuta, por la banda volvió a comerse por completo a Ventura y coloco la pelota en el área para que Guerron se elevara como mismísima águila y le ganara por arriba a Goltz y Aguilar y así hacer que explotara en júbilo el estadio.

Ya con el 1-0 en contra, el Turco mando a la cancha a Sambueza y Arroyo, ambos fueron desequilibrantes pero no les alcanzo para empatar el partido, el árbitro decreto el final y Tigres tomo la mínima ventaja.

Será un juego de Vuelta muy atractivo, al final del juego Mohamed hacia una seña de “Calma, calma”, lo que nos indica que en la vuelta tiene muchas posibilidades y que saldrá a matar o morir, quizás sea su último juego como DT del América y en él y en sus jugadores esta que el domingo salga con la cabeza abajo o en hombros.

Christopher Valencia.
Twitter: @chrisvalencia95