Raúl Jiménez, crónica de una salida anunciada. | Por Daniel Ramírez @DanielRamzDiaz

Entre lágrimas de tristeza y felicidad, agobiado por la prensa que buscaba cualquier tipo de nota, la multitud de gente que lo iba a despedir y demás, el delantero mexicano se preparaba para abordar el avión que lo llevaría a cumplir su próximo sueño: jugar en Europa.

Raúl Jiménez de tan solo 23 años de edad, originario del estado de Hidalgo, vio culminado su exitoso paso por el fútbol mexicano al ser traspasado al Atlético de Madrid, actual campeón de la liga española, por una cifra, aún no oficial, de 11.5 millones de euros, para así ser el fichaje más caro para  jugador mexicano en la historia.

No fueron semanas fáciles para el ahora ex delantero del club América. Desde que se incorporó al campamento del América, los rumores acerca de su salida cada vez se hacían mas fuertes. El Porto fue el primer equipo que se menciono como destino para Jiménez; conforme pasaban las semanas el rumor se hacia mas grande, pero Raúl siempre se mostró profesional y nunca exigió su salida ya que el sabia que era cuestión de tiempo.

El siguió haciendo lo que mejor sabe hacer: jugar bien, ayudar a su equipo y anotar goles. En los partidos que participó, siempre marco la diferencia para su equipo ya sea como titular o saliendo del banco de suplentes. Pero el tiempo pasaba y las negociaciones con el Porto parecían estancarse al grado de que se pensó que su salida no sería mas que un sueño a cumplir en el futuro. Después se mencionó que el Valencia también mostró interés por hacerse de sus servicios aunque, al igual que lo del Porto, no teníamos claro su salida.

Fue el sábado, después de una brillante actuación en Monterrey, diversos medios de comunicación soltaron el anuncio de que el Atlético de Madrid pretendía de una manera muy seria adquirir al jugador para reforzar su plantilla. El presidente deportivo del América, Ricardo Peláez, anunció que sí era una oferta seria y que llenaba las expectativas tanto del club como del mismo jugador. Era cuestión de horas o días para que se diera el anuncio oficial. El lapso entre domingo y martes pasó por desapercibido mas que por sucesos que solo hacían parecer lo obvio, la salida era inminente. Por fin el miércoles, por medio de sus redes sociales, ambos clubes hacían el anuncio oficial del traspaso.

El ascenso de Raúl Jiménez fue bastante rápido. Debutó en octubre del 2011 y para el 2012 ya era un titular indiscutible de su equipo. También formó parte de la selección que ganó la medalla de oro en los juegos olímpicos en Londres, viendo acción en la mayoría de los partidos siendo un suplente de lujo. El 2013 fue su mejor año; a pesar de que su club traía delanteros del extranjero para ocupar su lugar, eso solo animó a Raúl a subir su nivel y tener en el torneo Clausura 2013 fue su mejor año en lo individual anotando su mayor cantidad de goles (10) y siendo pieza clave para que el América fuera campeón en ese torneo. Desde ese entonces también fue clave para que la selección mexicana lograra su pase al mundial de fútbol, primero anotando un agónico y espectacular gol de chilena en el estadio azteca y después uno de los goles en el repechaje en contra de la selección de Nueva Zelanda.  Estuvo en la lista de 23 convocados para jugar el mundial de Brasil 2014 y aunque solo vio acción 8 minutos en el partido contra la selección anfitriona, la experiencia le servirá para seguir madurando.

Raúl lo tiene todo para triunfar, tiene las cualidades, el físico, la mentalidad, la madurez, incluso la experiencia que dejan las derrotas, ahora solo falta que el demuestre todo su talento, pero como ha sido su carrera estamos seguros que no necesitara de mucho tiempo para enseñar lo que es capaz de hacer. Felicidades Raúl, es tu momento, pon tu nombre en lo más alto del fútbol y vuela… Vuela del nido, y no te preocupes si tienes que regresar, solo asegúrate de regresar más grande de lo que ya eres.