El mítico Káiser. Por: Christopher Valencia, @chrisvalencia95.

Hace 2 años, la mayoría de nosotros veíamos acabada la carrera de Rafael Márquez, apenas había regresado a México y su fichaje por el León, parecía ser el de su retiro. Había dado mucho al futbol, pero después de dejar el Barcelona, ya no era el mismo, pasó sin pena ni gloria en la MLS y en México ya le cantábamos las golondrinas esperando su retiro. Vaya equivocación ¿No?

Rafa debutó en México con el Atlas, fue parte de aquella gran generación dirigida por Ricardo Lavolpe, donde estaban Erubey Cabuto, Miguel Zepeda, Juan Pablo Rodríguez, Daniel Osorno entre otros, llegaron a la final pero no pudieron levantar la copa ya que el Toluca de aquel temible Saturnino Cardozo les arrebató la gloria en una dramática tanda de penales.

Márquez fue fichado por el Mónaco de Francia y ganó la Ligue 1. Después dio un salto a la mejor etapa de su carrera, llegó al Barcelona por 5 millones de euros y levantó la Champions League del 2006 junto con Ronaldinho, Carles Puyol, Samuel Eto’o, Deco y Juliano Beletti, que fue quien anotó el gol para que Márquez se convirtiera en el primer mexicano en ganar la orejona. Volvería a repetir el título 3 años después, en 2009, aunque no jugó mucho debido a una lesión, aun así, entro en los libros de oro del futbol al formar parte del grupo comandado por Pep Guardiola, que ganó las 6 copas.

El primer Mexicano en ganar la Champions League.

En la MLS un tuvo mucho éxito pero regreso al futbol mexicano en 2012, y ganó dos veces la Liga MX con el León, y se convirtió en el primer tres torneos en tres países diferentes.

A Miguel Herrera, le llenó el ojo y le dio la capitanía de la Selección para Brasil 2014, algo que 2 años atrás todos veíamos imposible. Por cuarta vez consecutiva fue capitán mexicano en el mundial (2002, 2006, 2010 y 2014), aunque penosamente en ninguna de las cuatro copas pudo pasar al ansiado quinto partido.

Ahora si parecía ser el fin de su carrera, ya lo había dado todo con la Selección y con sus clubes, pero para sorpresa de todos, hace unos días fue fichado por el Hellas Verona de Italia, donde jugara junto a otro histórico, Luca Toni.

Su carrera aún sigue viva, no sería una locura si juega la Copa Oro o la Copa América, Herrera ha dicho que sigue teniendo las puertas del TRI abiertas. Por lo pronto, ira a su siguiente aventura, su brújula señala hacia Italia, a nosotros nos queda la satisfacción de seguir disfrutando del mejor jugador en la historia de México, el mítico Káiser.