Balotelli celebrando con Verratti el segundo gol italiano.

Este sábado 14 de junio en el Estadio Vivaldão de Manaos, se enfrentaron Inglaterra e Italia, en el segundo partido de la jornada uno del Grupo D, luego de la victoria de Costa Rica frente a Uruguay. Roy Hodgson salió con Hart, Johnson, Cahill, Jagielka, Baines, Gerrard, Henderson, Rooney, Sterling, Welbeck y Sturridge, mientras que Cesare Prandelli lo hizo con Sirigu, Darmian, Barzagli, Paletta, Chiellini, De Rossi, Candreva, Pirlo, Verratti, Marchisio y Balotelli. 

El partido empezó con un gran ritmo, con los italianos tratando de dominar el medio campo y los ingleses buscando hacer daño gracias a la velocidad de sus delanteros.

La primeras de peligro fueron para los ingleses, primero con un disparo de Sterling que pasó rozando el poste, pegando en la red por fuera y luego con un disparo de Henderson que Sirigu paró muy bien.

Italia poco a poco empezaba a controlar el partido, gracias al buen trabajo de Andrea Pirlo y Marco Verratti, pero cuando conectaban con Balotelli la jugada no progresaba porque Mario estaba siempre solo frente a dos defensores.

Al minuto 35 se abrió el marcador, con un golazo de Marchisio, quien recibió afuera del área, tras una hermosa pantalla de Pirlo, y cruzó un gran disparo que Hart no pudo tapar.

Los italianos aún festejaban cuando un par de minutos más tarde, Sturridge marcó el gol del empate, empujando en el área chica un muy buen centro de Rooney por la banda izquierda.

En los minutos finales del primer tiempo, Italia casi se va al frente, primero con un hermoso disparo bombeado de Balotelli que Baines sacó en la línea, y luego con un disparo de Candreva al poste.

El segundo tiempo inició e Italia rápidamente se fue al frente, apenas al minuto 50 con un buen cabezazo de Mario Balotelli, quien apareció completamente solo en el segundo poste tras un gran servicio de Candreva por la banda derecha.

Tras el gol, Inglaterra pasó a dominar, en parte porque Prandelli le dio la iniciativa a los de Hodgson, sacando a Verratti y metiendo a Motta. Por los ingleses ingresó Barkley por Welbeck.

El mediocampista del Everton rápidamente entró al partido y su desequilibrio se dejó ver con un disparó que Sirigu tapó muy bien. En esos minutos los ingleses exigieron mucho al portero del PSG, quien igual sacó un buen tiro libre de Baines.

Inglaterra se acercaba al empate e Italia no reaccionaba, por lo cual Prandelli mandó primero a Immobile y más tarde a Parolo, por Balotelli y Candreva respectivamente. A lo que Hodgson respondió metiendo a Wilshere y Lallana, por Henderson y Sturridge.

Los minutos corrieron y el partido se fue apagando poco a poco, hasta que en los minutos finales Pirlo estrelló un gran cobro de tiro libre en el travesaño. Más tarde Immobile tuvo un contragolpe para marcar el tercero, pero no pudo superar en el mano a mano a Cahill y el partido terminó con el 2-1 para Italia, que lo coloca en el segundo puesto del Grupo D, mientras que los ingleses se quedaron en el tercero.

Anuncios