FA Cup Final Arsenal-HullCity l Arsenal y su cita con la historia.

Por Eduardo S.

21 de mayo del 2005:  Cardiff en el país de Gales, fecha y lugar que quedaron marcados en la mente de millones de hinchas del Arsenal alrededor del mundo. Nadie pensaba que ese día sería el último trofeo levantado por el mítico Arsene Wenger, ese equipo contaba con jugadores de la talla de Bergkamp, la “Perla” Reyes, Pirés, Vieira, Ljunberg y algunos juveniles que formarían parte de la historia gunner post-FA Cup 2005 como: Fabregas y Van Persie. Fue una noche galesa soñada para el Arsenal que le ganó en penales al odiado Manchester United, primera final desde 1912 que se quedaba sin goles en el tiempo reglamentario.

Después de esa épica batalla empezaba un periodo de sequía que daba el banderazo con aspectos positivos como una final de UEFA Champions League y la construcción del nuevo estadio, que paradoja. Los años posteriores fueron de decepción tras decepción desde la final perdida en Paris a manos del Barcelona pasando por la terrible lesión de Eduardo que tiraba por la borda una campaña que parecía iba a culminar con el título, la dolorosa derrota en Old Trafford por 8-2, la salida de Cesc Fábregas, de Van Persie, la derrota en la Carling Cup del 2011, un inicio de temporada terrible donde por momentos el Arsenal estuvo en puestos de descenso, fichajes que nunca se hacían y que el equipo de enfrente los tomaba como el caso Mata, Lukaku, Hazard, etc. Fueron años donde la hinchada Gunner se bancó a las burlas típicas de aficionados de otros equipos, en gran parte esta crisis fue causada por la deuda que dejó el estadio que hace unos años se terminó de pagar y se empezaron a ver refuerzos de más alta calidad como Podolsky, Arteta, Cazorla,Koscielny, Mertesacker, Özil etc.

Özil renovaría las esperanzas del Arsenal.

Como comenté, los años después del 2005 fueron duros para el Arsenal y muchos se bajaron del barco, sólo quedaron los aficionados de verdad. El dios del fútbol le regalaba una sonrisa a los aficionados londinenses con la contratación en verano del 2013 de uno de los mejores jugadores del mundo, claro que hablo de Özil. Fueron líderes aprox. 6 meses pero la ilusión se veía perdida después de las lesiones de Wilshere, Walcott, Ramsey y Özil y los fantasmas regresaban a la mente de todos.

Dolorosa derrota que sigue doliendo en los corazones del Arsenal.

Sin embargo la FA Cup fue mágica y desde un principio se veía que podía dejar grandes cosas al tener todos los juegos de local, vencer a rivales como Tottenham, Everton, Liverpool y la ayudadita que dio el Wigan al eliminar al City, todo estaba escrito. Una nueva revancha llegaba para “La Sinfónica de Londres” era 17 de mayo de 2014, nueve años después, en Wembley, la cita con la historia iba a ser escrita. El guion de la final no podía ser más “arsenalesco”, perdiendo 2-0 en el minuto 8 a manos del Hull City, el cuadro londinense empezaba dubitativo su andar en la final y el fantasma de la maldición regresaba. Fue en el minuto 17 donde Cazorla, aprovechando una falta fuera del área, clavaba un golazo al ángulo superior izquierdo de Allan McGregor.

Gol de Chester (1-0) que ponía a temblar a los Gunners.

El partido se iba al medio tiempo bajo un dominio claro del Arsenal pero que no lograba capitalizar con goles, cosa que ocurrió en muchos capítulos de la temporada, en el segundo tiempo la presión se hacía evidente y el Hull City salía un poco mejor dándo avisos a la cabaña del polaco Fabiansky pero fue en el minuto 71 donde Koscielny aprovecha el error defensivo en un tiro de esquina y se “rifa” el físico para empujar la pelota y poner así el 2-2 en la pizarra, el éxtasis invadió Wembley, el Arsenal lucía mejor pero todos temían los malditos penales donde el porcentaje de posible victoria de los tigres podía aumentar. Así nos fuimos a tiempos extra donde por el lado cañonero querían finiquitar todo en los 30 min. Restantes pero del lado del Hull planeaban alargar a penales, fue hasta el minuto 108 donde Ramsey, sello por excelencia del Wengerismo, anotaba después de una gran jugada en equipo donde los máximos actores fueron Sanogo y Giroud. Estaba escrito que el gol tenía que ser de Ramsey y que encerraba muchas “curiosidades” si así queremos llamarle. El último título fue en Gales y él es gales, igual le partieron la pierna como a Eduardo pero ahora en lugar de que el equipo cayera él tomó las riendas para que subiera en nivel tanto personal como grupal, ha sido el “heredero” de Fábregas. Son algunos datos un poco “tontos” pero que le dan carácter épico a esta hazaña, así se rompen 9 años de maldición y por fin todos los hinchas del Arsenal pudieron festejar un ansiado título que literalmente les supo a gloria.

Una imagen que muchos querían volver a ver.
Anuncios