River gana su título número 35, el de su refundación. | Por Eduardo Orozco @lalorozco

Si el 26 de Junio del 2011 quedará en la memoria de los hinchas de River como el peor día de su historia, el 18 de Mayo del 2014 quedará como el día en que River volvió a ser River, el día en que el club se refundó y volvió a ser campeón de la primera división enArgentina. Ni el Metropolitano del 75 se festejó tanto (el equipo tenía 18 años sin ganar un título de liga) cómo el del domingo pasado.

Fue un grito de rabia el que se escuchó en el Monumental cuando el árbitro silbó el final de la goleada a Quilmes por 5-0. De desahogo, un alarido cargado de dolor y bronca provocados por el descenso en esa misma cancha ante Belgrano hace casi ya 2 años. Ni en sus peores pesadillas el hincha de River se imaginó bajar a la segunda categoría, más allá de que ya habían descendido Racing y San Lorenzo de los denominados grandes en aquel país, el Atlético Madrid por poner un ejemplo a nivel Europeo también sufrió uno hace algunos años. ¿Pero River? Ese equipo orgulloso y que siempre presumió su “Paladar Negro” y las más de 30 ligas ganadas sufría lo menos pensado, 1 año en el infierno para ellos.

Ramón Díaz le devolvió el gen River al club.

No estuvo en el peor momento cuando según él se moría por estar. Por allá del 2010 no volvió por la mala relación con Daniel Passarella, por aquel entonces presidente del club. No regresó y River se tuvo que comer el descenso. Tampoco fue llamado para regresarlo a primera, Matías Almeyda pasó de ser jugador a tomar la responsabilidad de volver el equipo a la máxima categoría, lo logro. Ya en primera, el “Pelado” no tuvo un buen inicio y ahora si era el momento de Ramón, en gran parte porque se venía una elección para Passarella y Díaz era una arma fuerte para que los socios lo volvieran a reelegir. No fue así y en el final del año pasado decidió no presentarse, River mientras tanto vivió un año de mediocre a malo, en el primer semestre con la vuelta de Ramón quedaron segundos pero en realidad nunca pelearon el campeonato, el segundo fue un desastre, eliminados por Lanús en la Copa Sudamericana y lugar 17 en la tabla general y clásico perdido con Boca en casa.

Rodolfo D’Onofrio ganó las elecciones en Diciembre y le dio un voto de confianza más allá de que su idea era la de otro tipo de técnico. De hecho, Passarella le ofreció un jugoso contrato a Ramón pensando en que iba a convencer a los hinchas de que lo volvieran a elegir, no fue así y lo primero que hizo el nuevo presidente fue hablar con el técnico para reestructurar ese contrato, Díaz lo aceptó, puso su prestigio por encima de otras cuestiones, sabía también que sus anteriores pasos por San Lorenzo e Independiente no habían sido buenos y necesitaba recuperar esa estirpe ganadora como técnico.

El Riojano sabía que este era su semestre, si quería seguir como director técnico del plantel tenía que ganar de nuevo una liga para River, lo hizo. Le transmitió esa ambición a sus jugadores, esa ambición que siempre ha tenido River pero que habían perdido por los duros golpes que te da el fútbol. En el verano fueron muy superiores a Boca, en el clásico en la Bombonera volvieron a ganar un partido (desde 2004 que no lo hacían en esa cancha) y se repusieron a un golazo de Riquelme de tiro libre, ese cabezazo en el final por parte de Funes Mori para muchos fue donde se empezó a ganar la liga 35.

Por último, una de las criticas que siempre tuvo Ramón fue la de incluir en su cuerpo técnico a su hijo Emiliano Díaz, de la misma manera fue criticado por traer a River a jugadores que no están para ser parte de un club tan prestigioso como Menseguez o Ferreyra, para muchos llegaron por ser amigos de Emiliano. Todas esas críticas se esfumaron este semestre con el trabajo de ambos, el menor de los Díaz trabaja muy bien la pelota parada, ver también de la misma manera a los rivales, estudia muchos videos y es el nexo entre los jugadores y Ramón, demostró con el tiempo su valía.

 

 

Los hombres claves de este River campeón.

Sin dudas uno tiene que ser Carlos Carbonero, el Colombiano llegó al país para jugar con Estudiantes, pero su explosión llegó con Arsenal donde fue pieza clave para ganar el Torneo Final 2012. Es un 8 como siempre le gustó a tener a Ramón, cómo el Chacho Coudet en sus mejores tiempo o Sebastián Rambert un poco más atrás. Además el Colombiano le agregó gol a su juego de la mano de Ramón, tiene 8 goles como jugador de River y 6 fueron en este torneo. Otra pieza fundamental fue Jonathan Maidana, el central que tuvo un paso importante en Boca se consolidó como el mejor central del país, tal vez junto con Paolo Goltz de Lanús con la Banda. A su lado creció el joven Colombiano Eder Álvarez Balanta para darle solidez a esa zona central que River hace tiempo no tenía. Recibieron sólo 15 goles, a 4 del mejor equipo en ese sentido Estudiantes con 11.

En el medio, River tuvo a Cristian Ledesma, el “Lobo” a sus 35 años se hizo dueño del medio campo Millonario, además del quite tuvo mucho juego, fue el socio ideal de Lanzini para unir el medio con la delantera, le quitó el puesto a Leonardo Ponzio que hasta ese momento era capitán y líder del equipo, el golazo ante Quilmes demuestra esa confianza que le devolvió Ramón, en la temporada que River estuvo en la B a veces ni entraba en la lista de convocados , por citar un ejemplo.

Fernando Cavenaghi, el “Torito” volvió apenas este semestre para aportarle esa cuota de gol que no tuvo River en todo el torneo pasado y sobre todo traerle un acompañante a Teo Gutiérrez. Con Díaz, Cavenaghi fue rápidamente denominado como capitán del equipo y sobre todo en el final apareció con goles, 8 en el semestre no son del todo malos. Inmerso en críticas por su peso, Ramón siempre le dio ese voto de confianza, jugó todos los partidos del campeonato y se convirtió en su voz dentro del terreno de juego, un líder que todo técnico necesita. Cave respondió con goles importantes.

Por último no hay que olvidarse del portero suplente de River, Leandro Chichizola atajó 2 penales claves a lo largo del torneo cuando tuvo que entrar por el lesionado Marcelo Barovero. El primero en La Plata cuando River se trajo un empate a 0 de una cancha difícil porque Estudiantes también peleaba los primeros puesto, para eso, el penal tapado a Guido Carrillo en el primer tiempo fue clave. El otro penal importante fue ante Racing, River ganaba 3-2 y tenía que ganar para aprovechar el empate de Gimnasia ante Lanús, mano de Rojas y se disponía a cobrar Sebastián Saja, Leandro no se intimidó y tapó el penal para darle la victoria a su equipo, ante Vélez también fue pieza clave. Cuando tuvo que regresar Barovero para los últimos 2 partidos lo dejó sin problemas, su valor en el mercado si River lo quiere vender ahora es altísimo.

¿Qué sigue en la refundación del Millo?

El paso ahora es volver a ganar un trofeo internacional, ya perdieron de fea forma ante Lanús por la Sudamericana el año pasado. Pero este título les da derecho de volver a una Copa Libertadores, misma que no jugaban desde el 2009. Ganarla a corto o mediano plazo es el siguiente paso para volver a ser lo que eran.

Sí alguien sabe de esto es Ramón Díaz, el mismo Riojano que sabe ganar una Copa Libertadores, sólo él y Bambino Vieira saben que es darle una a River como técnicos. Ramón volvió para devolverle al identidad a River, para recordarle que es ser Millonario, esa pasta ganadora que siempre tuvo River en la historia, el prestigio perdido, o cómo ellos mismos rezan: “El más grande lejos”.

Anuncios