UEL

Benfica y Sevilla mantuvieron la ventaja conseguida en la ida, ambos partidos fueron cardiacos y se definieron hasta el último minuto. La defensa de las águilas lusas destacó por su buena labor y anuló el ataque de la Vieja Señora; mientras que Mestalla fue silenciado en el tiempo de compensación con un remate de M’Bia.

La final en Italia será disputada por Benfica y Sevilla, donde el conjunto portugués buscará romper su mala racha de finales europeas y los españoles darán la cara por su país para conquistar una copa más.

Juventus 0-0 Benfica

El resultado en Portugal le daba al Benfica una ligera ventaja, que defendió a capa y espada en Turín. La Juve necesitaba un gol para clasificarse a la gran final que se jugaría en su estadio y contaba con el apoyo de su afición para lograrlo.

La temática del partido fue clara, Benfica se dedicó a defender y contragolpear para aprovechar los errores de la zaga local. Juventus tuvo tiros peligrosos con Tévez y Llorente como principales referentes al ataque. Sin embargo el trabajo de la defensa lusa brilló y complicó en todo momento a los bianconneri, que llegaron a desesperarse y la presión del tiempo los liquidó.

El gol nunca llegó y la frustración de la Juventus se consumó al final del partido, lo cual le dio al Benfica una oportunidad más de romper la maldición de no ganar un título de europa. La Juve se tendrá que conformar con el título de la Serie A y acumula dos descalabros consecutivos tras quedar eliminado de la Champions y ahora de la Europa League.

Benfica mantuvo la ventaja en la vuelta y pasó a la final.

 

Valencia 3-1 Sevilla

Valencia necesitaba remontar el marcador de la ida, pues Sevilla le había ganado 2-0 en el Sánchez Pizjuán. La remontada era posible y todo Mestalla se volcó a apoyar a su equipo, que necesitaba hacer una noche de ensueño para avanzar a la final y estuvo a un minuto de lograrlo.

Apenas corría el minuto 11 cuando Feghouli abrió el marcador, tras colarse por la derecha sacó una ráfaga imposible para que Beto la detuviera. Los locales se animaron y buscaron atacar pues les faltaba uno para igualar el global, mismo que consiguieron al 26’ con un disparo que rebotó en Beto y se terminó colando al fondo de la red.

En el segundo tiempo llegó la luz a Mestalla y no por la energía eléctrica, sino porque Mathieu venció al arquero y colocó el gol que ponía en ventaja global al Valencia. Habían logrado superar el reto de los 3 goles y dejar en cero su portería, el único problema era que aún faltaba tiempo y Sevilla tenía la oportunidad de resurgir con un gol.

M’Bia le dio el pase al Sevilla con su gol de último minuto.

El árbitro añadió 4 minutos y cuando todo estaba por terminar, en un saque de banda le llegó el balón a M’Bia y con un cabezazo venció a Alves. Mestalla guardó silencio, mientras la hinchada de Sevilla celebraba el pase a la final a disputarse en el Juventus Stadium.

Anuncios