Una de las imágenes que empañó el juego

La bronca en la tribuna entre barristas y policías dejó de lado el pobre espectáculo ofrecido en la cancha por parte de los dos equipos más importantes de Guadalajara. Atlas y Chivas empataron a un tanto en un partido que no prometía más, y del que se habla por lo que pasó fuera del terreno de juego.

 

Las consecuencias

Veto al Estadio Jalisco. Cuando las bengalas aparecieron en la parte alta del inmueble, la organización falla. A los aficionados comunes se le realizaron de a dos o tres retenes por parte de los agentes de la policía municipal. La gente de la porra logró ingresarlos, lo que provocó que la seguridad llegara y la batalla campal se desencadenara. Consecuencia, Atlas jugará su próximo partido como local sin público, o en una sede alterna.

Sin embargo, los Leones Negros sí podrán jugar el viernes contra Zacatepec su partido del Ascenso MX en el mismo estadio.

Sin boletos a barras de Chivas. A pesar de haber sido sólo un grupo de aficionados, el resto de las porras se quedará sin entradas para los partidos del Guadalajara tanto de local como de visitante. Incluso en el Estadio Omnlife ya se realizó la instalación de butacas en el espacio designado para ellos.

Tanto el dueño Jorge Vergara, como el presidente Juan Manuel Herrero, han expresado que desean terminar con este tipo de grupos de animación. El Ayuntamiento de Guadalajara sugirió su veto de los estadios de Jalisco, sin embargo Atlas defendió el suyo debido a que el día del juego no se inmiscuyeron en algún problema (a pesar de varios antecedentes similares al ocurrido el sábado entre Rojiblancos y agentes).

Operativo Fallido. Luis Carlos Nájera, titular de la Fiscalía del Estado de Jalisco, reconoció que el operativo de seguridad falló. El hecho del enfrentamiento entre aficionados violentos del Guadalajara y los uniformados dejó pasar de largo que la barra local ingresó también tubos en sus banderas (cuando a un aficionado normal no dejan ingresarlo), así como otro tipo de objetos.

José Luis Real de nuevo no supo mantener una ventaja.

Poco futbol. Guadalajara inició ganando el encuentro con una definición magistral de Aldo de Nigris. Durante el primer tiempo, los Rojiblancos tuvieron el encuentro controlado, sin lograr tener un dominio total sobre el equipo rival.

Las bajas de Leandro Cufré en la central y de Amaury Ponce por la lateral derecha pesaron en el equipo Rojinegro. Antonio Briseño no logra encontrar un nivel regular y jamás logró acoplarse a Facundo Erpen en la zona baja de Atlas.

Por otra parte, Jorge Enríquez tuvo un encuentro irregular. Al minuto 70 ya no lograba recuperar, y mucho menos crear. José Luis Real decidió cuidar el 1-0 (como ha jugado Chivas toda la temporada) y terminó pagando las consecuencias con un equipo tirado atrás y que rescató el empate casi de milagro.

Anuncios