FVF vs Aufpv

En el mundo del fútbol, como en la vida cotidiana, hay códigos que aunque no están escritos deberían ser respetados. Estos códigos están ligados a la ética y a la dignidad, ya que el fútbol no es sólo un trabajo para algunos, es un deporte de valores.

La séptima jornada del fútbol venezolano, se jugó, en lo que para muchos es la fecha más negra y lamentable de nuestro balompié. El llamado de la AUFPV a suspender la jornada y su recomendación a no jugar para velar por la seguridad de los jugadores, fue acatada por un 95% de los jugadores, y este domingo diez de los 12 equipos que jugaron lo hicieron con sus juveniles, e incluso, algunos clubes fueron dirigidos por los DT de las categorías menores.

La Jornada:

El Zulia se presentó con 6 jugadores del primer equipo, y Tucanes se plantó con un plantel mixto; pero sin duda la comiquita de la jornada la hizo El Vigía, al presentarse en el terreno de juego para su encuentro ante el Táchira, a pesar de que éstos habían manifestado previamente que no asistirían por los problemas con el traslado del equipo. Como lo reseña un diario de prensa local (Líder), “solo cinco profesionales del cuadro platanero se pusieron el uniforme para presentarse en el terreno, mientras que el resto del plantel, en total desacuerdo, observaban todo desde la tribuna”. Curiosamente, El Vigía venía de una racha negativa de 10 derrotas (consecutivas) en 11 partidos. Presentarse en el estadio, a pesar de conocer la situación y posición del Táchira fue un acto nada solidario, pero conveniente para ellos sumar los 3 puntos, sin haber jugado ni siquiera un minuto.

El encuentro entre Carabobo FC y Estudiantes de Mérida fue aplazado al no presentarse ninguno de los dos equipos y al no garantizarse la seguridad de los jugadores. Por su parte el Caracas FC, con un equipo de juveniles, goleó a La Guaira y es líder solitario del Torneo Clausura. Mineros cayó 3-0 ante Llaneros (sin Richard Páez) y con sus juveniles, como lo hicieron el resto de los equipos.

Las repercusiones:

Hasta ahora, este incidente, ha traído consigo una serie de repercusiones: el Aragua FC destituyó al DT Rafael Cavalleri, quien según rumores puso su cargo a la orden, y comentó: “Mi ética no se vende y mi dignidad tampoco. Lo que pasó fue algo inesperado para todos, pero en vista de toda esta situación, decidí hacerme a un lado”. Posteriormente, Rafael Lacava, alcalde del municipio Puerto Cabello, quien además fungía como máximo dirigente y promotor del Carabobo FC, anunció su desvinculación del equipo, dejando en seria duda si la alcaldía seguirá financiando al club “granate”. Lacava dejó entrever que el culpable de su decisión es el jugador Leopoldo Jiménez, ya que lo acusa de “contaminar al proyecto (equipo) con la política”. Jiménez fue uno de los jugadores que pidió solidaridad al resto de sus compañeros para que no se disputara la jornada. Aparte de estos incidentes, el mismo lunes, hubo una bajísima asistencia total y algunos reclamos por casos en que consideraron “falta de solidaridad”.

Mientras tanto, queda sobre la mesa, una reunión entre la FVF con los Dirigentes de los equipos de primera para tomar una decisión al respecto sobre las siguientes jornadas, incluso, se baraja la posibilidad de suspender el Torneo Clausura 2014.

Pase lo que pase después de la reunión antes mencionada, queda claro que “en la unión está la fuerza” y mientras persista la solidaridad entre nuestros jugadores, podremos dignificar nuestro fútbol y demostrar a la FVF, que los valores éticos y la responsabilidad también son importantes.

Anuncios