tim-leiwekeCorría el año del 2001, cuando (AEG) Anschutz Entertainment Group, empresa que se dedica a presentar eventos de entretenimiento de música y deportes, así como ser el grupo que más equipos deportivos ostenta en el mundo, entre ellos el Galaxy de los Ángeles –donde jugó David Beckham- de la Major League Soccer; estaba por ejecutar posiblemente la mejor decisión en la historia reciente del club: contratar a Tim Leiweke como CEO y presidente de la empresa, puesto que lo hacía cargo tanto del Galaxy como de Los Ángeles Kings de la NHL (Liga Nacional de Hockey) y Los Ángeles Lakers  de la NBA (Asociación Nacional de Basquetbol). Siendo el equipo de futbol donde quizás mayor impacto tuvo, ya que sus decisiones fueron sumamente benéficas para la liga norteamericana.

El Galaxy de los Ángeles fue nombrado así por el contexto geográfico donde está localizado. Los Ángeles son conocidos por Hollywood, y el compendio de estrellas artísticas que ahí actúan. Es por eso que el equipo fue bautizado de esa forma. Nombre que Leiweke se tomó muy en serio a la hora de confeccionar su proyecto futbolístico a mediano y largo plazo.

Tim optó por llevar al Galaxy hacia el siguiente nivel, el cual contemplaba además de logros deportivos como fue ser bicampeones de la Conferencia del Oeste en 2001 y 2002, así como campeones de la Copa MLS en 2002 y 2005; hacerlo una marca global y referente de Estados Unidos en el mundo. Lo que incluía conformar una plantilla de estrellas y una mayor y mejor infraestructura.

El plan comenzó a tener relieve con fichajes importantes. Primero la llegada de un joven y prometedor Landon Donovan, procedente del Bayern Leverkusen de Alemania. Jugador que a la postre se haría parte de la identidad del club, y una figura crucial del mismo. Pero todo tomaría volumen superlativo a la temporada siguiente, cuando David Beckham, una estrella mundial del deporte más jugado en el mundo, y recién campeón de la liga española con el Real Madrid, se haría presente en tierras californianas. Colocándose como el eje principal del ambicioso proyecto de Tim Leiweke, quien con la presencia del inglés logró hacer de la MLS un foco de atención en el mundo, especialmente en Europa. Atrayendo no sólo un mayor rating a los partidos, ni camisetas vendidas. Sino mostrando al mundo del futbol, que Estados Unidos seguía progresando a pasos agigantados en materia futbolística, lo cual ha seducido y facilitado la llegada de más embajadores europeos a la liga.

Posteriormente, Leiweke también ficharía a Bruce Arena, estratega que dirigió a Estados Unidos entre 1998 y 2006, así como a Robbie Keane en 2011, delantero irlandés ex Liverpool y Celtic Glasgow, que aún permanece en el club. Acentuando así la visión estelar que tenia con la división de futbol.

En Marzo de 2013 con el Galaxy colocado en el imaginario social como un equipo protagonista y financieramente poderoso dentro de la liga nacional así como de la CONCACAF; Tim Leiweke anunciaría su renuncia al grupo de AEG, tras 12 años de trabajo y fortalecimiento de la MLS. Dejando un enorme hueco en el Galaxy, “Yo amo a Tim Leiweke. Creo que ha sido una de las mejores cosas que han pasado en mi carrera. Lo voy a extrañar”, decía Bruce Arena.  Y es que Leiweke heredó un legado enorme. Desde el protagonismo y atención deseada, hasta cimientos sólidos en la parte deportiva, administrativa y de infraestructura con el StubHub Stadium con capacidad para 27 mil espectadores y con el mejor promedio de asistencia de la liga. Antes era conocido como el Home Depot Center.

Tim+Leiweke+Los+Angeles+Galaxy+Press+Conference+QR6xqu-GgcplTras esta experiencia tan fructífera para la liga, Tim Leiweke no tardó mucho en ser buscado por otros clubes, siendo el grupo de Maple Leaf Sports & Entertainment -compañía canadiense acreedora de varios equipos deportivos y presentadora de entretenimiento-, dueña del joven Toronto FC el que lo contrataría para colocar al equipo en la élite del futbol norteamericano, teniendo como base una fuerte inversión monetaria para poner en acción un mega-proyecto en pro de la ciudad canadiense.

El Toronto FC no ha tenido suerte desde su incursión a la MLS, pese a prometer buenos augurios en sus inicios. Y es que el club no sabe aún lo que es jugar Play-Offs de la liga, además de que en los siete años que llevan en la competición han registrado ocho directores técnicos, ejemplos de inestabilidad deportiva e institucional. Es por eso que Tim Leiweke fue llamado para salvar el barco, y vaya que comenzó pisando fuerte, iniciado con una advertencia dirigida sus rivales: “Apúntenlo. Estaremos en Play-Offs el próximo año”. Mensaje que bien pudo haber sido dirigido a sus vecinos, el Montreal Impact, equipo que ingresó en 2008 a la MLS, y ha presentado mayor estabilidad y protagonismo.

Para lograr esta misión, Leiweke recurrió tanto a su glamorosa visión del futbol, así como a sus habilidades humanas para hacer grandes fichajes. Por lo que con una inversión de aproximadamente 100 millones de dólares, se fichó a Jermain Defoe, delantero inglés del Tottenham, así como a Michael Bradley, quizás el jugador estadounidense con más regularidad en Europa de los últimos años, pero que se encontró con que ya no tenía un lugar regular en la medular de la Roma con la llegada de Nainggolan.

Asimismo, pero en segundo término, se hicieron las contrataciones de Dwayne De Rosario, mítico jugador canadiense, así como Gilberto, delantero brasileño de 24 años procedente del Internacional de Porto Alegre, con quien había registrado 14 goles en 24 partidos, y de quien se espera sea la pareja ofensiva del inglés.

Esta es la nueva propuesta que habrá a partir de Marzo en la MLS. Una nueva inversión millonaria. Un nuevo equipo rico respaldado e impulsado por un hombre que sin saber de futbol o deporte, ha utilizado sus herramientas de ventas y administración para colocar procesos deportivos en la cúspide de la escena norteamericana. Por lo que el proyecto del Toronto FC, está en sus manos.

bradley defoe

Anuncios