Con un fuerte y emotivo aliento por parte de la hinchada, los jugadores y técnico se retiraron del césped.
Con un fuerte y emotivo aliento por parte de la hinchada, los jugadores y técnico se retiraron del césped.

Por la décimo séptima fecha del Torneo Inicial 2013, la Bombonera abrió sus puertas para recibir al equipo dirigido por el debutante Ricardo Rodríguez.

Todos los protagonistas por el liderazgo “jugaron para Boca”, menos Boca.

La ruleta del irregular campeonato volvió a girar y dejó nuevamente a los Xeneizes con chances de acercarse a la punta, así que salieron decididos a ganar. La primera oportunidad nítida estuvo en un disparo de Juan Román Riquelme, que Cambiasso debió desviar al córner. Pero la claridad no duró demasiado: cumpliéndose el cuarto de hora, el enlace debió retirarse del campo de juego por molestias en su resentido aductor izquierdo (desgarro que lo dejará afuera de lo que queda de torneo). El ingreso de Paredes en su reemplazo no fue demasiado fructífero, no logró encender al resto del equipo que se apagaba progresivamente. El cambio del conjunto local sin el Diez fue evidente, el rendimiento grupal disminuyó significativamente a partir de su ausencia y sólo pudieron hacer apariciones individuales unos pocos jugadores, como el joven Riaño y el lateral improvisado, Caruzzo. Aún así, los Bosteros lograron ser superiores a los de Floresta.

El telón se reabrió para que el segundo acto tuviera lugar y los visitantes fueron protagonistas, los locales parecían sólo parte de la escenografía. All Boys cambió drásticamente el aire del partido; un minuto tardó en impactar a Boca: tras un córner abierto por derecha, disparado por Cabrera, Battión se encontró solo, sin marca, y decidió acertadamente golpear la pelota co su frente, hacia el palo derecho del arco protegido por Orion, poniendo la ventaja parcial de 0-1. El envión anímico de la imposición dio más confianza al Albo, que comenzó a abrirse por las bandas y logró traspasar la defensa Bostera sin muchas complicaciones en varias ocasiones. A los siete  minutos, Nuñez recibió una pelota en off-side –ignorada falta por el árbitro Pitana, de muy floja actuación- y Orion hizo todo lo posible para interceptarlo, cometiendo así infracción adentro del área. Mauro Matos, el goleador del torneo, desde los doce pasos disparó abajo del palo derecho y el arquero se dirigió al izquierdo, quedando de esa manera un resultado de 0-2.

La supremacía en el marcador podría haber sido superior, debido a la pobre generación de juego que Boca mantenía, a pesar del ingreso -ovacionado- de Fernando Gago, la incapacidad de hilvanar cuatro pases seguidos, y otra muy mala actuación de la emparchada defensa. Un dato a tener en cuenta: debido a la gran cantidad de lesiones, que ya superan las cincuenta, once veces Carlos Bianchi debió reformar la última línea en lo que va del torneo, con jugadores en puestos desconocidos.

Los visitantes no golearon porque estaban faltos de fe, quizás, otra razón importante fueron las malas definiciones que tuvieron, sobre todo en la segunda parte, donde abundaron oportunidades de convertir.

Con esta victoria, All Boys sale de zona de descenso pero no por mucha brecha, por lo tanto se ve obligado a seguir sumando para mantener la tranquilidad; por otro lado, Boca se aleja considerablemente de la lucha por conseguir el tan disputado título local, quedando a merced de un milagro para coronarse y clasificar a la ansiada y tradicional Copa Libertadores.

Próximos partidos de los protagonistas:

Boca Juniors visitará al candidato Lanús el domingo 1, en el horario de 21:15. (Horario de Argentina)

All Boys recibirá en Floresta al segundo de la tabla, Newell’s Old Boys, el Sábado 30 a las 20:20 hs. (Horario de Argentina)

Anuncios