pum

Bruno Márquez no podía retirarse de otra forma. Quien es el mejor mariscal de campo que cualquier equipo de la UNAM haya tenido en por lo menos veinte años condujo a su equipo a levantar el título de la ONEFA en una apasionante final donde los Pumas CU acabaron con Auténticos Tigres de la UANL en el Estadio Universitario de Nuevo León. 

Tras la derrota en temporada regular, la Horda Dorada tenía sed de revancha. En semifinales, los comandados por Raúl Rivera se deshicieron fácilmente de los Linces UVM Lomas Verdes en el Estadio Olímpico Universitario, mientras los Auténticos castigaban a unas Águilas UACH que habían hecho todo lo posible por evitar toparse con los Pumas.

Las cosas no comenzaron del todo bien para los del Pedregal. Su ofensiva no caminaba, frente a la fortaleza de la defensiva norteña. Con gran determinación, Daniel Mata Charles encontró en las diagonales a Diego Maldonado para poner números en la pizarra, aunque el extra fue bloqueado. 6-0 para Auténticos.

La reacción de los capitalinos no se hizo esperar a pesar de que en la siguiente serie ofensiva sufrieron una intercepción. Recuperando el balón por conducto de Julio Sánchez, los de la UNAM consiguieron en touchdown de la igualada gracias a Rojas y luego se fueron arriba con el extra de Alan Paoli. 7-6 para Pumas CU.

Una espectacular escapada de más de 50 yardas a cargo de Irving Alamilla amplió la ventaja de la Horda Dorada a 14-6.

Respuesta casi inmediata del equipo local, con acarreo de Joaquín González luego de una buena ofensiva comandada por Mata Charles. El descanso llegó con la pizarra 14-13 en favor de la visita.

La segunda mitad pareció dar buenos indicios a Auténticos. En su primera serie ofensiva , los norteños dieron la vuelta al marcador gracias a un gol de campo de 38 yardas llegado de los pies de Villanueva. Pero esta alegría sería efímera.

Si los errores habían sido la calamidad de Pumas en las dos finales anteriores, esta vez tocó a Tigres pagar pecados cruciales. Américo González, jugador de los equipos especiales de la UANL, perdió el ovoide tras un intento de regreso de patada y dejó la puerta abierta para que los Pumas recuperaran la ventaja. Bruno Márquez encontró en las diagonales a Heriberto Salazar. Paoli conectó el extra y los capitalinos se fueron arriba por 21-16.

Toda presión se diluyó cuando faltaban unos pocos minutos para el final del partido. Márquez lanzó un pase preciso a Gerardo Aguilar para lograr la anotación que selló la ventaja definitiva. 28-16.

Al final, la Horda Dorada jugó con el reloj y la desesperación de Auténticos, quienes fueron interceptados en tres ocasiones por la defensiva capitalina. Mientras las gradas del Universitario se vaciaban, un pequeño grupo de aficionados capitalinos encabezados por la infaltable porra Yarda 50 celebraba un inobjetable triunfo. ¡Los Pumas ganaban el título! Por vez primera en décadas, el equipo de la UNAM vencía a la UANL en tierras regiomontanas.

Bruno Márquez dijo adiós a los emparrillados con un título y la distinción de jugador más valioso, pues condujo su ofensiva de forma inteligente, jugando con el reloj cuando era necesario y respondiendo en momentos de alta presión, algo que había fallado los dos años anteriores.

¡Goya! El equipo más ganador en la historia del fútbol americano de México logró su título número 25 y cerró un ciclo en el que recuperaron su programa tras una década de crisis. El azul y oro pintó la semana más importante de la ONEFA, que ha coronado a su legítimo campeón.

Anuncios