Un clásico deslucido, apático, sin grandes emociones, fue el que se vivió en el Camp Nou, en el que solo un gol de Alexis sentenció el derbi más plano de los últimos tiempos. Atascado y sin soluciones para romper la perfecta tela de araña en que se convirtió la defensa del Espanyol, al Barça le costó horrores trasladar al marcador su superioridad. Cumplió en el marcador, pero quedó en el ambiente una cierta sensación incómoda ante la dificultad de su victoria.

El partido se vio, desde el comienzo, trabado y sin muchos espacios para lograr el famoso “tiki-taka”. Al parecer con el Tata Martino, por el momento no importa las formas, sino obtener el resultado, que al final de cuentas, es el que evalúa el desempeño de los técnicos en los equipos grandes, aunque también la afición reclama las formas en el que se obtienen dichos resultados.

El primer tiempo transcurrió con pocas llegadas y mucho roce y pérdidas de balón. La delantera conformada por Messi, Alexis, Neymar y compañía, no pudo perforar la meta del Kiko Casilla, En contadas ocasiones avisó el equipo blanquiazul. Pero la tranquilidad con que jugaba en zona defensiva le bastó para aburrir a un Barça más impreciso y descolocado a medida que pasaban los minutos. Los de Aguirre alcanzaron con fortuna el descanso igualados en el marcador. En los tres últimos minutos del primer tiempo pasó sus peores momentos Casilla, con un disparo al palo incluido que hizo pensar que el despertar del Barça acabaría desnivelando en la continuación el encuentro.

El segundo tiempo siguió en la misma tónica, hasta que en el único despiste blanquiazul se rompió la igualada. Neymar agarró el balón en banda, entró por el lateral en el área vigilado por hasta tres rivales para levantar la cabeza y ver solo a Alexis en el segundo palo. Fuentes tuvo la mala idea de acudir al centro, se olvidó del chileno y Neymar no perdonó en su pase medido. Alexis, a placer, acabó con el Espanyol, en el minuto 68 de partido y cuando menos ideas parecían tener el Barça. Acudió en su auxilio la fortuna que no encontró a través de fútbol y se bastó para que así sumase los tres puntos el campeón.

El partido terminó bajo el mismo tenor y solo rescatable la temporada de resultados mas no de futbol del Barcelona, que llego a 34 para mantenerse en la cima de la Liga.

Anuncios