“La Fortaleza” fue escenario del encuentro de ida por los cuartos de final de una nueva edición de la Copa Sudamericana, que concederá plazas para la próxima Libertadores, protagonizado por el conjunto de los mellizos Schellotto y el de Ramón Díaz.

En lo que fueron los primeros 90’ de este partido que en realidad dura 180’,  se vio un River distinto al que su DT había dibujado en una conferencia de prensa anterior al encuentro: en cancha se observaba focalización en el trabajo defensivo, dejando el labor ofensivo en segundo plano, con apariciones aisladas y de contra, iniciadas en pies de Manuel Lanzini.

La falta de predisposición de River para jugar con movilidad, el no animarse a arriesgar el cero de su arco, hizo que Lanús no se encuentre cómodo y debiera adaptarse al planteo de los Millonarios. Esto se debe a que los Granates generan su juego a partir de la gran velocidad y vértigo que presenta su plantel. Con un rival refugiado en su propio terreno de juego, estaban obligados a buscar las oportunidades en juego asociado entre los delanteros que pivotearon y aguantaron muy bien y los volantes ofensivos, que pasaban correctamente al ataque para sorprender.

Pasados los primeros 20’, el equipo de Nuñez comenzó a sentir la presión que Lanús ejercía, por lo que retrasó aún más sus líneas y continuo dependiendo de Lanzini para comenzar los ataques, quien tuvo pocas apariciones fructíferas.

Que River haya tenido mayor posesión de pelota no significó que las situaciones más claras derivaran de ellos, si no todo lo contrario; a pesar de contar con espacios por donde filtrarse y de esa manera activar a los delanteros, sus intentos de convertir se redujeron a tiros desde afuera del área. De esta manera, la sequía de goles Millonarios cumple 450 minutos; siendo el último convertido frente a Lanús, por el Torneo Inicial, el pasado 29 de Septiembre.

Como el título lo anticipó, las imprecisiones reinaron. Consecuentemente, el encuentro resultó trabado y hasta aburrido por momentos; salvando las magníficas actuaciones de Agustín Marchesín y Marcelo Barovero, ambos arqueros que continúan con gran nivel, cobrándose el arquero Millonario el protagonismo del partido a partir de dos tiros certeros y seguidos de Lanús al arco que protege.

River deberá reorganizar su defensa para el partido de vuelta, debido a la expulsión por roja directa que recibió Balanta, una de sus piezas principales, luego de golpear al jugador granate Ortíz.

La próxima confrontación, que definirá el rumbo de los protagonistas, será en el Estadio Monumental, el miércoles 6 de Noviembre a las 20:50 hs. (Horario de Argentina)

Anuncios