Tarde difícil para los blaugranas, que aunque intentaron de todas las formas perforar la puerta de Pamplona, no lograron su cometido y se tuvieron que conformar con el punto de visitante.

Después del parón por selecciones, el Barça evidenció falta de ritmo y finura en sus jugadas. Los catalanes se lo tomaron con calma y al final terminaron entrando las prisas. Osasuna, renunciando al ataque y acumulando gente atrás, frenó a un Barcelona a una victoria de firmar el récord de arranque en Primera División, con el capitán Puyol de vuelta a un once y Leo Messi saltando al césped los últimos minutos recuperado de su lesión hace dos jornadas.

Los de Martino apenas intentaban profundizar y los pases no llegaban a su destino. Los compromisos internacionales parecían pesar en las piernas de los azulgranas, sin chispa y velocidad en sus movimientos. Triangulaba el Barça pero sin generar peligro y poco a poco Osasuna, más cómodo, adelantaba líneas y trasladaba el juego más al centro del campo. Hasta los últimos minutos de la primera mitad no llegaron las primeras acciones con más peligro, aunque solo destacable un remate de cabeza solo de Bartra en un saque de esquina.

El resultado final de 0 a 0 mantiene al Barcelona en la cima, derivado de la derrota del Atlético frente al Espanyol. Todo esto con miras al gran choque esperado del sábado entrante, donde reciban al Real Madrid en el súper clásico de España.

Anuncios