Festejo del goleador luego de convertir con el líder récord.
Festejo del goleador luego de convertir con el líder récord.

En el marco de la décima primera fecha por el Torneo Inicial 2013, La Bombonera abrió sus puertas para disputar el encuentro que terminó siendo un desperdicio de dos puntos de oro para la lucha en el campeonato, frente al conjunto rosarino recientemente ascendido.

El confrontamiento empezó a jugarse con mucha ida y vuelta, en el que Central se instalaba en territorio ajeno y Boca salía rápidamente de contra, logrando situaciones muy claras. En una de esas jugadas de contra, la velocidad y lances con acompañamiento en ataque permitieron que Sánchez Miño supere a Encina y deje a Gigliotti (que llegó luego de correr 64.7 metros) de frente al arco para poner arriba en el marcador a Boca en 12’ del primer tiempo. La sensación de continuo peligro abundaba en las dos áreas, por lo que el mediocampo era zona de paso y ambos equipos tuvieron la chance de empatar o ampliar la ventaja, respectivamente.

Pasados los 3’ de la segunda parte, una bomba de estruendo es arrojada  al sector del guardametas Canalla, quien con un gran gesto pide que no se pare el partido; segunda actitud positiva de Caranta, anteriormente se había retirado el guante de arquero para saludar. Cuestiones de caballerosidad, poco comunes en el mundo del fútbol y la vida en general, que merecen ser destacadas.

El suplemento trajo más oportunidades para que Boca liquidara el choque, pero sorpresiva e inexplicablemente en el tercer cuarto de la función Carlos Bianchi decide cambiar la táctica a 4-4-1-1, aparentemente para guardar el resultado, retirando al delantero Martínez por el joven volante Escalante. El equipo de la ribera comenzó a jugar más retrasado y esto aventajó a los rosarinos, que pasaron prácticamente el resto del encuentro en el área Bostero. Se vio muy fastidioso a Riquelme –quien cumplió 195 partidos en La Bombonera, superando en uno a Marzolini y convirtiéndose en el hombre que más veces jugó en ese terreno- pidiéndole a los compañeros que se adelanten y jueguen más. Continuando con amplia comodidad en terreno adversario, a los 44’ llegó el gol de la justa paridad para Central, luego de un rebote en el defensor Zárate, “El loco” Abreu disparó efectivamente al arco del inseguro Trípodi.

La gente del Xeneize no se privó de festejar el triunfo en el Superclásico frente a su rival histórico y, con cierta complicidad de dirigentes, el partido tuvo un parate en el que se pudieron ver fanstasmas en los tejidos (en alusión al no muy lejano descenso de River a la segunda división) y una bandera dirigida al D.T. Díaz, con la inscripción “Y Ramón, te diste cuenta que por tu gente sos de la ‘B’”; fuegos de artificio también estuvieron presentes, además de los ya clásicos cánticos referentes al mal momento de su opositor. Ésta interrupción, que hubiese sido lógica en el entretiempo o al finalizar el partido, podría llevar a la clausura del Estadio Alberto J. Armando frente a Colón.

Próximos partidos de los protagonistas:

Boca Juniors visita a Godoy Cruz en Mendoza, el Domingo 20, en el horario de 21:15. (Hora de Buenos Aires)

Rosario Central recibirá al puntero Newell’s Old Boys en el Gigante de Arroyito, también el Domingo 20, a las 16:15, por el clásico rosarino. (Hora de Buenos Aires)

Anuncios