Festejo unido, en soledad de su público.
Festejo unido, en soledad de su público.

En partidos donde los planteos futbolísticos quedan en segundo plano y lo que realmente cobra relevancia es la victoria, Boca Juniors se impuso y desparramó alegría para cada rincón del mundo. Con solamente público local (por continuidad de la prohibición debido a los enfrentamientos de barra bravas) el conjunto dirigido por Ramón Díaz recibió al de Carlos Bianchi para un encuentro muy especial, en la décima fecha del Torneo Inicial 2013.

Entre paperas, desgarros y problemas familiares, Boca Juniors jugó “emparchado” ante los Millonarios, que venían de ganar con lo justo ante Lanús.

River Plate comenzó con muy buenos ataques, tocando con facilidad en el mediocampo Xeneize que no ofrecía mucha marca y presionando por las bandas del rival, sobre todo el sector de Zárate con T. Gutierrez (que hizo una participación más similar a la de enganche que delantero de área) y Andrada, pero sin lograr concretar. De esto se trataron básicamente los primeros 20’ del encuentro, con apariciones fugaces pero profundas de los Bosteros. A los 22’ nació el juego en posesión de Riquelme, que no tuvo de sus mejores partidos pero marcó la diferencia en pases clave, y llegó un desborde de habilidad pura en pies del Burrito Martínez, seguido de un centro bajo al primer palo, que Gigliotti anticipó con oficio de centrodelantero, convirtiendo exitosamente en el arco protegido por Barovero –siendo éste el cuarto gol que le efectúa a River-.

La segunda mitad del encuentro tuvo más de lo mismo, con llegadas claras, remates al palo y salvadas de los guardametas para ambos planteles. Empezó a apagarse de a poco el partido, a ensuciarse con faltas y remates desde afuera para probar suerte. Ya transitando los últimos minutos, el once de Núñez comenzó a desesperarse por no conseguir concretar y resultó más complicado por el manejo de pelota de Boca, que decidió cuidar el resultado.

No se puede acotar sobre el arbitraje de Germán Delfino, ya que realizó un correcto desempeño, sin sufrir presiones normales en estas situaciones.

El grupo de La Ribera sumó tres importantes puntos que le permiten avanzar y seguir en la lucha por el campeonato local, que otorga una plaza en la próxima Copa Libertadores. Por el lado del C.A.R.P. esto dificulta su continuidad por el liderazgo en el torneo, debiendo volcar más sus ánimos en la competencia por la Copa Sudamericana.

LOS CONDIMENTOS NO FALTARON.

Como es sabido, en enfrentamientos de “los primos” las hinchadas cobran un rol muy destacado. Ante la falta de público partidario y presencia de sesenta mil personas alentando a su histórico rival, los jugadores del C.A.B.J. no se privaron de festejar. Al finalizar los 90’ de juego, los hombres de Bianchi entonaron sobre el césped un tema ya clásico en las tribunas Xeneizes, que recuerda el reciente paso de River por la segunda división. Imagen que seguramente quedará plasmada en la memoria y corazón de los hinchas. “Torazo en rodeo ajeno” cita un tradicional libro argentino…

 

Próximos partidos de los protagonistas:

River Plate visita al puntero Newell’s Old Boys el Domingo 13, en el horario de 21:30. (Hora de Buenos Aires)

Boca Juniors recibe al otro equipo rosarino, Rosario Central, el Domingo 13 a las 18:15 hs. (Hora de Buenos Aires)

Anuncios