A cobrar. Mancilla aprovecha la lentitud de la defensa universitaria y fusila a Palacios. 0-1

En un medio día nublado y lluvioso en el sur de la Ciudad de México, se presentaban dos equipos con realidades distintas en este torneo Apertura 2013. El local, los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México llegaban a esta jornada 10 sin haber ganado un solo partido en el torneo, con el peor ataque del torneo, con apenas 5 goles marcados a lo largo de 9 jornadas y ubicados en el penúltimo lugar de la tabla general. En cambio, Morelia arribaba al Estadio Olímpico Universitario como sub-líder del torneo con 17 puntos, con la posibilidad de subir al superlíderato del torneo gracias a la derrota del América contra Santos el viernes pasado.

El nuevo estratega universitario, José Luis Trejo, había trabajado a doble sesión a lo largo de la semana para corregir los vicios dejados en la etapa de Antonio Torres Servín como director técnico; mientras Morelia intentaba mantener su estilo de juego basado en la velocidad y desequilibrio de su ataque, sustentado en Aldo Leao Ramírez, Jefferson Montero y Héctor Mancilla.

El partido comenzó con algunos cambios en la alineación universitaria, con el regreso de José Antonio García, que desde febrero no jugaba un partido oficial, así como la aparición de Robin Ramírez como delantero, acompañando a Martín Bravo, además de la aparición de Luis Fuentes como contención acompañando a Martín Romagnoli. Ambos equipos comenzaron con imprecisiones, pero al irse asentando en el flojo césped de Ciudad Universitaria, el equipo michoacano fue inclinando la balanza a su favor. Las descolgadas de Montero en el costado izquierdo siempre fueron peligrosas, llegando a línea de fondo en repetidas ocasiones, acompañado con José María Cárdenas, que aprovechaba la debilidad del mediocampo puma para poder acercarse al arco local.

Pero todas estas aproximaciones fueron mal resueltas por estos jugadores, terminando en las manos de Alejandro Palacios. Pumas, por su parte, intentaba compactar el campo, lo que le dio más estabilidad a la parte baja universitaria, ya que al dejar menos espacios, no aprovechaban la débil respuesta a ataques veloces que ha demostrado a lo largo del torneo la zaga de Universidad.

Una descolgada de Cárdenas que no pudo resolver Montero fue la llegada más peligrosa de la monarquía purépecha en el primer tiempo, con un precio altísimo, ya que en esa jugada Montero salió lesionado del tobillo. Por su parte, el equipo local sólo pudo mostrar peligro gracias a un centro que bajó Luis García Sanz para el remate de Bravo, pero esta jugada fue invalidada gracias a un apretado fuera de lugar del español al momento de contactar el balón. Sin muchas emociones de por medio, terminó un aburrido primer tiempo para ambos equipos.

Inconsistencia. Bravo, vivo ejemplo de la realidad universitaria.

La segunda mitad comenzó con modificaciones de ambos equipos. José Antonio García fue substituido por Fernando Espinoza por parte de los locales, mientras que el cuadro michoacano hizo una modificación por lesión. Montero debía abandonar el partido para darle su lugar a Armando Zamorano. En los primeros segundos del complemento, Morelia avisaba de sus intenciones. Un pelotazo que rompe la zaga universitaria, es recibido por Mancilla, que lo colocó en las manos de Palacios, que ha tenido que sobresalir para que su equipo no sea goleado cada semana.

Morelia parecía perder punch en el ataque con la salida de Montero, mientras que Pumas intentó desequilibrar a la defensiva visitante con el ingreso de Cándido Ramírez por Javier Cortés, quien ha tenido un torneo para el olvido, así como con el ingreso del argentino Ariel Nahuelpán por Martín Bravo, quien ha quedado a deber a la afición universitaria en los últimos torneos. Pero los michoacanos demostraron por qué son el equipo con el contragolpe más letal de la liga, cuando en una pelota perdida por Ramírez, los michoacanos descolgaron el balón y gracias a un pase preciso de Leao Ramírez y una diagonal de Mancilla que dejó atrás a la defensiva universitaria quedó mano a mano frente al famoso Pikolín II, sólo que ahora no desaprovechó el chileno e incrustó el balón en la red. Min. 65, 0-1.

A partir de este momento el partido se volvió un trámite para Morelia, ya que el ataque universitario siguió demostrando por qué ha sido el más pobre de toda la Liga Bancomer MX, ya que sólo pudo inquietar el arco defendido por Federico Vilar en un remate de cabeza de Nahuelpán que pasó cerca del poste. En cambio, Morelia pudo provocar más peligro en la portería felina con un disparo de Zamorano que agónicamente se desviaba de la portería, dejando sin posibildades a Palacios. El partido terminó y la afición que se dio cita en el estadio no dudó en demostrar su descontento a estos jugadores que han arrastrado el prestigio del club auriazul a lo largo de 10 jornadas. Mentras tanto, Morelia va a dormir como súperlíder con 20 puntos, 3 más que el América que tiene dos partidos pendientes.

 

Alineaciones:

Pumas de la UNAM: A. Palacios; Velarde, Verón, M. Palacios, J.A. García (Espinoza, m.46); Fuentes, Romagnoli, L. García, Cortés (C. Ramírez, m.59); R. Ramírez, Bravo (Nahuelpán, m.52).

Morelia: Vilar; Salinas, Pérez, Huiqui, Olvera, Cárdenas; Valdez, A. Ramírez (Ruiz, m.77), Montero (Zamorano, m.46), Andrade (m. 71); Mancilla.

 

Disciplina:

Amarillas: J.A. García m.19, Pérez m.30. Rojas: No hubo.

 

Anuncios