Raúl volvió a portar el dorsal 7 del Real Madrid.

Real Madrid 5-0 Al-Sadd… Gracias Raúl | @diego_rockstar

El Trofeo Santiago Bernabéu del 2013 fue el pretexto perfecto para traer de vuelta a casa y hacer un homenaje a un grande de la historia del Real Madrid, tal fue el caso de Raúl González Blanco. “El Ángel de Madrid” volvió a portar el jersey número 7 con la que ganó un sinfín de trofeos y ahora tuvo la oportunidad de vivir de nuevo un partido con el equipo de sus amores.

Raúl revivió los títulos que conquistó con el Real Madrid.

En un emotivo homenaje donde se mostraron todas las copas que conquisto con los merengues; además de recibir una réplica en miniatura de Las Cibeles y dar una vuelta por el estadio para ser aplaudido por todos los presentes. Pero los detalles no terminaron ahí, pues Iker Casillas le cedió el brazalete de capitán antes de iniciar el encuentro.

Iker le cedió la capitanía a Raúl.

Entrados en el partido, los merengues se fueron al frente y dominaron a placer el juego. Los diez jugadores blancos jugaban para Raúl y el Bernabéu le ovacionaba en cada momento que el esférico llegaba a sus pies. Fue así que después de probar con un par de disparos la puerta del cuadro catarí, llegó el tanto que hizo explotar a Chamartín. Corría el minuto 22 cuando Ángel Di María asistió a Raúl para que el número 7 la prendiera de zurda y así abriera el marcador. La felicidad desbordaba la tribuna y se la sonrisa de Raúl se quedaba corta para el sentimiento que corría por dentro del delantero español. El Madrid tuvo más ocasiones de gol pero ya no tuvo fortuna en la definición y el marcador persistió hasta el final de la primera parte.

Así festejó Raúl tras abrir el marcador en el Bernabéu.

La polémica se suscitó minutos antes de terminar el primer tiempo, cuando Diego López salió del banquillo para calentar, por órdenes de Ancelotti, y de inmediato la grada del Bernabéu le silbó para desaprobar a la decisión del técnico de mandar a Casillas al banquillo; por lo que no tardó en escucharse el “Iker, Iker” como signo de apoyo al arquero. Justo después de que el árbitro silbara el fin de la primera mitad, Raúl corrió con Casillas y le cedió el gafete de capitán, después se dirigió con Cristiano Ronaldo y le regaló su jersey con el número 7.

Para la segunda parte se dieron muchos cambios y los más destacados fueron la aparición de Raúl con el Al-Sadd y la entrada del guardameta Diego López. A pesar de que el 7 catarí le dio un mayor empuje al conjunto visitante, la posesión se mantuvo del lado merengue y al 60’ llego el segundo tanto con un remate de cabeza de Isco. A pesar de que Raúl defendió los colores del visitante en la segunda mitad, el público en el Bernabéu lo aplaudió y coreó varias veces su nombre en un gesto de gratitud por su historial en el club merengue.

Raúl jugó para el Al-Sadd en el segundo tiempo.

Un error del club catarí propició que Carbajal fuera derribado en el área y el árbitro señaló un penal, mismo que Benzemá convirtió en el tercer gol al 77’. Pero la superioridad merengue no era totalmente demostrada en el marcador y tuvo que llegar Jesé Rodríguez para despacharse con un doblete al 81’ y 87’ que terminó decretando el 5-0 final.

Anuncios