ModricEl teatro de los sueños, apodado así a Old Trafford –estadio del Manchester United- por el legendario Sir Matt Busby. Estadio que ha visto cómo muchos sueños se cumplen. Desde emblemáticas figuras consolidan su carrera como Sir Bobby Charlton, George Best, Eric Cantona, David Beckham, Cristiano Ronaldo, Ryan Giggs o Wayne Rooney; hasta odiseas deportivas conseguidas colectivamente cómo fue ganar la Copa Europa un año después de la Tragedia de Múnich, el triplete en 1999, ser el máximo ganador de Inglaterra con 20 Premier Leagues en la vitrina, o bien, ver consagrada y finalizada la carrera de un personaje que regresó e instaló al club en la élite, dejando sólidas bases para el futuro como fue Sir Alex Ferguson tras casi 27 años al frente del club. Pero en los últimos años, los Diablos Rojos han sido incapaces de cumplir un sueño, el cual repercute totalmente en el funcionamiento del equipo. Mismo que se ha convertido en el pie de Aquiles de las últimas temporadas, pese a tener una plantilla vasta y con nombres capaces de competir en cualquier torneo. Ese problema es: la falta de un medio centro ofensivo que acompañe al posicional –defensivo-. 

Thiago Alcántara declaró ya siendo jugador del Bayern Múnich, que el United nunca presentó una oferta seria por sus servicios, pese a ser el primer club interesado.

Nombres como Luka Modric, Cesc Fabregas, Thiago Alcántara, Nuri Sahin, Marouane Fellaini o Bastian Schweinsteiger, han estado en la órbita del club para ser el recambio de Paul Scholes, quien durante años y casi dos décadas fue el encargado de elaborar y generar volumen de juego desde la segunda línea –línea de medio campistas-, así como conseguir asociaciones con los elementos en ataque y los que actúan por abiertos por las bandas. Todos los nombres anteriores como se puede deducir, fueron operaciones sin éxito por diversos factores. Pero ante esto, el club buscó otras opciones, y llegó Quinton Fortune, Owen Heargraves, Anderson, se habilitó a Ryan Giggs, Tom Cleverly e inclusive Wayne Rooney como medio centros para acompañar tanto a Darren Flectcher –antes de su enfermedad- o a Michael Carrick, este último teniendo que hacer una función mixta entre contener y generar juego, debido a la falta de un medio centro ofensivo contundente que lo complemente. Tarea que no ejecutó de mala forma, especialmente la temporada pasada al presentar un gran rango pase, visión de campo, criterio y asistencia a gol.

Por muchos veranos, Luka Modric -cuando era jugador de los Spurs-  fue objetivo de Sir Alex Ferguson, pero nunca logró ofrecer una cifra que satisfaciera a Daniel Levy, presidente del Tottenham; el Real Madrid pagó 40 millones de Euros el verano pasado por él.

alcantara

La falta de un jugador de esas características repercute sustancialmente en el accionar del United, ya que su radio de acción circunda la medular, o sea la parte donde se encuentra el equilibrio del equipo, y donde este obtiene su mayor soporte. Ante esto, el equipo de David Moyes se ve incapaz de desarrollar un juego fluido y continuo; además de que la transición ofensiva no es lucida ni rápida, a menos que se logre proyectar a los hombres que juegan por fuera –Nani, Valencia, Giggs, Young, Welbeck- o al media punta –Kagawa o Rooney-. Pero si esto no pasa, el equipo luce inoperante y estancado; a la espera de una acción individual que rompa con esta tendencia, tal y como sucedió contra el Swansea City en la primera jornada de la Liga Inglesa, cuando el United era dominado a placer por Laudrup, y no lograba retener, conectar, ni generar futbol hacia el frente, hasta que apareció Van Persie con una genialidad para cambiar el rumbo del partido.

El equipo adolece mucho la falta de un medio centro ofensivo. Alguien que de sentido y elaboración. Sin él, el equipo tendrá muchos problemas para competir en la élite europea.

Ya con Thiago Alcántara y Cesc Fabregas –objetivos primarios- fuera del mapa, el United volteó su mirada hacia a Fellaini y Modric, haciendo gran énfasis en el belga ofreciendo 26 millones de Euros y 40 millones por él y Leighton Baines. Cifras que no han llenado las expectativas del Everton, además de que Roberto Martínez los contempla como piedras angulares en su nuevo proyecto en Goodison Park; mientras que Luka Modric, tras tener una primer temporada irregular con el Real Madrid, ve un futuro más claro con la lesión de 3 meses aproximadamente que sufrió Xabi Alonso. Con esto, parece que por un verano más, Old Trafford no podrá ver uno de sus sueños cumplido.

Marouane Fellaini of Everton

Anuncios